Uso de la Progesterona vaginal en el embarazo.

La progesterona es una hormona natural, producida en el ovario después de la ovulación, en una estructura funcional del ovario, que llamamos cuerpo lúteo.

cervicometria para pacientes

Su función es producir una serie de cambios en el endometrio que permitan alojar y mantener un posible embarazo.

Al final del ciclo menstrual, si no ha habido fecundación, disminuyen bruscamente los niveles de progesterona y esto favorece la descamación del endometrio y por tanto la aparición de la menstruación.

Si  se produce el embarazo, el cuerpo lúteo sigue produciendo progesterona hasta que la placenta está preparada para continuar su función, en torno a la semana 9 de gestación.

embarazo_parto_clip_image001

Tiene efectos sobre otros sistemas, como el intestino, porque favorece la relajación del músculo liso y por tanto produce estreñimiento. Sobre el útero, en edades de gestación mas avanzadas, disminuye su contractilidad.

Durante el embarazo, en el primer trimestre, en ocasiones, la pautamos en dosis bajas, para suplementar posibles incompetencias del cuerpo lúteo.

En pacientes con antecedentes de partos prematuros o abortos tardíos, en las que la medición del cuello del útero está por debajo de lo normal, su uso rutinario a partir de la semana 16 hasta la semana 36, ha demostrado eficacia para disminuir la incidencia de prematuridad.

En pacientes sin historia previa de abortos o partos prematuros, en las que la medición del cuello del útero está francamente disminuida, también es útil para prolongar el embarazo.

Al disminuir la prematuridad, disminuye también la morbimortalidad perinatal. Y no se han descrito efectos secundarios sobre el feto, que contraindiquen su uso.

Por lo tanto, en los casos descritos previamente, cervix acortados o antecedentes de abortos tardios o partos prematuros, podemos pautar progesterona vaginal desde la semana 14-16 hasta la semana 36, para intentar conseguir un embarazo y parto a término, sin apenas efectos secundarios.

utrogestan

Artículo escrito por Dra. Guntiñas Castillo para Namunvida

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.