¿Qué debo esperar en las primeras semanas de embarazo?

El motivo que me ha inspirado a escribir estas líneas, es la gran inseguridad que produce un embarazo sobre todo en madres primerizas. Mi intención es hacer un breve resumen de aquello que podéis considerar como “normal” para tratar de minimizar los nervios que pueden aparecer ante ciertos síntomas.

De esta forma, empezamos por uno de los más frecuentes que se el sangrado. Durante el primer trimestre de embarazo es muy frecuente presentar un sangrado escaso que podéis identificar como un flujo oscuro, parecido al de los primeros días de menstruación. Este sangrado por “spotting”, cuando es en cantidad menor a una regla y de un color oscuro, muchas veces puede considerarse como normal. Cuando comienza un embarazo, aumenta la irrigación sanguínea a nivel uterino, cervical y vaginal y pequeñas lesiones durante las relaciones sexuales pueden manifestarse de esta forma.

También, puede ocurrir que exista lo que comúnmente conocemos como un “sangrado implantacional”, en el que podemos apreciar ecográficamente alguna zona poco adherida a la pared del útero, que se evidencia por la aparición de un hematoma, habitualmente a nivel retrocorial. Es un situación muy frecuente y la mayoría de las veces se debe a un aporte insuficiente de progesterona por parte del cuerpo lúteo del ovario. Con una suplementación diaria de progesterona vaginal suele ser suficiente para que en unas semanas se resuelva este problema.

Otro síntoma bastante frecuente que aparece a menudo alrededor de la semana 6 – 7 y que se mantiene hasta la 11 o 12, suele ser el dolor en la parte baja de vuestro abdomen, lo que se denomina “hipogastrio”. Este dolor suele aparecer en forma de calambres, pinchazos o retortijones; parecido a un dolor tipo regla. Si ese dolor es leve, como una molestia, en principio suele ceder con analgesia suave tipo paracetamol, y no tiene relevancia o significación clínica. Se debe a los cambios propios del comienzo del embarazo.

Si ese dolor va en aumento, no cede con la analgesia habitual, o se asocia a ausencia de movimientos intestinales o el no poder miccionar, es importante acudir a consulta tan pronto como sea posible para descartar que algo vaya mal; principalmente un aborto o un embarazo ectópico; aunque recordad, es normal que nos asuste la posibilidad de tener un embarazo de este tipo, pero menos del 1% de todos los embarazos lo son.

Asimismo, si el sangrado que más arriba hemos comentado pasa a ser de una cantidad mayor a una regla, rojo con coágulos y acompañado de dolor, es un signo para consultar también con tu ginecólogo.

Como tod@s sabéis, por desgracia el primer trimestre de embarazo es un momento donde hasta un 30% de embarazos en parejas sanas pueden llegar a perderse. Es normal sentir preocupación por ello, y si sucede pasar por el duelo; pero quiero transmitiros la tranquilidad y certeza de que prácticamente todas las parejas que pasan por un aborto en el primer trimestre, consiguen un embarazo que llega a término a los pocos meses.

No dudéis en acudir a consulta para resolver todas las dudas que tengáis!!!!

Artículo escrito por Dr. Orozco Fernández para Namunvida

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.