Gestión de una consulta privada

El ejercicio de la medicina, tanto pública como privada, está regido por tres principios básicos;
El primero, la capacitación del médico, o lo que es lo mismo , la adquisición de todos los conocimientos científicos para llevar a cabo su tarea. El segundo la actitud y los medios que se necesitan para la correcta aplicación de estos conocimientos y el tercero es la empatía , la relación médico -paciente que posibilita un acercamiento entre ambos.
La medicina privada tradicional se basaba fundamentalmente en la empatía y cercanía al paciente, algo que las personas encontraban con más dificultad en la sanidad pública. Eso ha generado clásicamente, la idea de una medicina privada de menor calidad en cuanto a medios y conocimientos.
Con los nuevos tiempos ,el incremento cultural de la población y la posibilidad de acceder fácilmente a contenidos médicos, la sanidad ha tenido que afrontar nuevos retos y adaptarse a las circunstancias.
Además, con los avances técnicos y científicos la aplicación de la sanidad se ha encarecido de una manera notable.
La medicina pública ha mejorado de una manera importantísima y ha sido dotada de amplios medios tanto a nivel tecnológico como en infraestucturas y hostelería.
Del mismo modo,la sanidad privada también ha evolucionado para conseguir, manteniendo esa empatía con el paciente, proporcionar todas las nuevas tecnologías y una formación actualizada de sus profesionales.
Este esfuerzo se antoja prácticamente imposible para médicos individuales. La medicina privada moderna debe entenderse como una suma de esfuerzos entre profesionales altamente motivados y preparados , unidos en equipos potentes que consigan tratar con la máxima calidad y todos los medios cualquier patología y a cualquier paciente sin perder de vista la cara amable de la medicina ofreciendo una relación médico -paciente de calidad y personalizada.
Y es que un médico sólo, debido a lo ajustados de los honorarios médicos abonados `por las compañías de seguros ,difícilmente va a poder dotarse de los medios tecnológicos necesarios y si se dota ,será prácticamente imposible amortizarlos.
Como los tiempos no están para subir las primas a los asegurados y con ello los honorarios médicos, la única solución posible es la asociación entre profesionales en forma de equipos médicos que sean capaces de realizar las inversiones necesarias y que estas sean amortizables.
Las asociaciones entre médicos permiten además aumentar enormemente la experiencia y la especialización de los profesionales en distintas áreas para ofrecer una medicina de mayor calidad a los pacientes.
Por otro lado , estos equipos médicos deben concertarse con hospitales privados modernos, que dispongan de todas las nuevas tecnologías y todos los medios que hagan posible el ejercicio de la medicina con el máximo grado de seguridad y calidad.
Además estos hospitales tienen la ventaja de una gestión más moderna y dinámica que facilita un acceso óptimo a los mismos.
Todo ello crea las bases del presente y el futuro de la medicina privada. Una medicina cercana, amable, eficaz y de gran calidad, a través de equipos de especialistas concertados con hospitales privados de altísimo nivel, orientada a pacientes informados y exigentes que quieren lo mejor. En resumen, una medicina privada que deja de estar basada fundamentalmente en la empatía y que apuesta por la mayor calidad y los mejores medios.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *